Lunes, 23 de julio de 2018

Principios

DESEO Y VOLUNTAD DE SABER
Desde aqui se comprende la pasión por el conocimiento del maestro en formación y en autoformación. El saber no es el campo de rutinas, es en cuanto objeto simbólico el espacio para una apuesta y un desafío.

PARTICIPACIÓN Y DIÁLOGO
Este es un principio que hace posible la construcción de espacios democráticos en la institución y por fuera de ella, es la condición de una cultura de la civilidad.

 

HONESTIDAD
Frente al otro y frente al conocimiento; ser honesto es situar al estudiante en las más altas cotas de saber a que puede legar el maestro.

 

RESPONSABILIDAD
Principio que consagra el compromiso del maestro, el padre de familia, de directivos docentes y educandos frente a su quehacer en el campo educativo.

 

SOLIDARIDAD
El mutualismo, la solicitud por el otro, el coadyuvar a su proyecto vital son el rostro palpable de esta virtud

 

CUIDADO Y PRESERVACIÓN DEL MEDIO AMBIENTE
Asumir los compromisos encarnados en las tres dimensiones de la educación ambiental: natural, cultural y humana. Respeto a la naturaleza, la valoración por los bienes tangibles e intangibles de una cultura y la deferencia por el otro, como bien sumo de todo lo creado.


BUEN USO Y APROVECHAMIENTO DE LOS BIENES PÚBLICOS
Una clara concepción de lo público debe asistir al maestro; el punto de partida es la consideración de la educación como bien público para la población.  

RESPETO POR LA DIFERENCIA

La sociedad contemporánea ha multiplicado o ha hecho visibles las diferencias que habitan a los estudiantes, es por ello que el maestro de la Escuela Normal asume la solicirud por el otro desde una política del reconocimiento.